martes, 21 de noviembre de 2017

Odio el fit

Photo by Taylor Grote on Unsplash


Existen muchas palabras que aborrezco, incluso alguna que odio. No me gusta mucho eso de odiar. Desgasta, es feo y genera mal hígado. Pero, a veces, es inevitable odiar. Entre las palabras que odio se encuentra fit, no por ser anglicismo, que no me gustan mucho, es verdad; sobre todo por verla en las prendas de ropa. Se extiende como una plaga por todas las cadenas y marcas. Nadie se libra de la condena del fit.
¿Por qué odio el fit?
Porque me recuerda el último exceso en la mesa, la tarde sentado en el sofá, el pastel de más, el segundo pastel de más, las gominolas que no debía haber probado; ese bollo preñado de cecina y queso, el día que no salía a correr y la mañana en la que no fui a nadar.
Las camisas fit se ciñen al cuerpo como los chorizos a los que damos buena cuenta en exceso, te aprietan como el pan caliente con la salsa de las berzas; los pantalones fit no pasan de las rodillas y te recuerdan esas vacaciones tumbado en el hotel, bebiendo y pensando en los tres postres y quince helados de la comida y los quince postres y tres helados de la cena...
Uff, seguirá, pero voy a comer algo porque eso de odiar me provoca mucha hambre.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Cinco razones para no ver Blade Runner 2049

Fuente: https://youtu.be/JUgbntoMyW8

En mi último comentario, lanzaba cinco razones para ver Blade Runner 2049 y anunciaba para hoy otro comentario en sentido contrario. No voy a agraviar a mi escasa audiencia, así que, sin más prólogo, cinco argumentos para no ir a ver Blade Runner 2049.

  1. Blade Runner, la original, es una obra maestra. Ya está. No cabe tocarla sin  mancillarla, bien con esa chorrada de los montajes del director o lo que sea. Que hagan lo que quieran, pero que la dejen en paz. Existen otras maneras de hacer dinero.
  2. Denis Villeneuve es uno director sobrevalorado. Se la ha subido a la cabeza el inmerecido incenso de La llegada y ahora vuelve a cometer los mismos errores. Sólo que, con más presupuesto, los defectos de La llegada se convierten en excesos barroquizantes que no aportan nada. 
  3. Dos horas de película que se hacen eternas. En algunos momentos te puedes dormir, echar una cabezadita y no pierdes el hilo de lo que sucede. Es la mejor definición del filme: inflado.
  4. Los dos mejores de la película (Robin Wright y Harrison Ford) son los que menos salen. Ryan Gosling cumple, pero su papel se disuelve entre la nadería de la película y los colosos ante los que están. Ana de Armas aparece, pero no entiendo muy bien la razón y Jared Leto encarna al típico personaje que, cuando despiertas, te vuelve a dormir.
  5. Es invierno, hace frío. Incluso puede llover. Con la cantidad de cosas que se pueden hacer en casa...

martes, 7 de noviembre de 2017

Cinco razones para ver Blade Runner 2049

Fuente: https://movieweb.com/blade-runner-2049-runtime-too-long/



Tuve suerte y pude ver Blade Runner 2049 en el fin de semana de su estreno. Desde entonces, llevo pensando en escribir sobre ella, reflexionando sobre la recepción de la primera, los cambios sociales... Sin embargo, un comentario de mi amigo José Luis Mendoza, alias Andrea Parissi, en su facebook provocó que cambiase de planteamiento. Parissi confesaba que no encontraba razones para ir a verla. Así que a mí que, en líneas generales, me gustó la película pensé en soltar el discurso sobre la conveniencia de verla. Así que ahí van cinco razones para ver Blade Runner 2049. Mañana, subiré otras cinco razones, para no verla. 

  1. Blade Runner es un clásico. Ha resistido incluso a Ridley Scott y sus intentos de exprimirla a hasta la saciedad, el ir más allá, el demostrar no se qué. La película se cerraba perfectamente. ¿Cómo continuar sabiendo que Rachel iba a morir en algún momento y no sabríamos que sucede con Deckard? Un buen momento.
  2. Denis Villenueve rozó algún tipo penal con La llegada y con su anunciada versión de Dune entrará en el Olimpo para unos y en el Hades para otro. Despertará pasiones y odios. Es el momento de preparar los argumentarios. La película tiene sus virtudes y sus defectos.
  3. Harrison Ford inicia la etapa final de su carrera. Este papel muestra los registros que afrontará en el futuro. No me extrañaría una candidatura al Oscar y, si es como actor principal, supongo que Ryan Gosling se suicidará o matará a Villenueve; aunque tal vez se cebe con su agente. Ahí dudo. En todo caso, Ford está inmenso. 
  4. La ambientación es perfecta, también la fotografía. La música es un tranquilo y poderoso homenaje de Hans Zimmer a Vangelis. Es todo un espectáculo visual, sublime en muchos momentos. 
  5. Estamos en invierno, la película dura 163 minutos. Tranquilos, calentito, a resguardo de la lluvia. En estos días es una buena opción para salir de casa y no pasar mucho frío.

jueves, 28 de septiembre de 2017

Fotografía, poesía, paisaje

© Arno Rafael Minkkinen


Visitar las exposiciones del Centro Niemeyer es una apuesta segura, al menos cuando se trata de fotografía. Es el caso de Arno Rafael Minkkinen, un finlandés que recorre el mundo con un planteamiento estético muy sencillo. En sus imágenes se funde con la naturaleza, completando y complementando su cuerpo con el paisaje. O al revés.
Son imágenes intensas, hermosas, de una gran fuerza. La exposición recoge una panorámica sobre su trayectoria, en la que se ha mantenido fiel a sus principios estéticos y conceptuales. La parte positiva es que aporta una gran coherencia, permite contemplar un itinerario vital; la negativa es que en algunos momentos cae en la repetición, aunque, con su maestría, no cuesta digerirla nada.

                                                                                                              © Arno Rafael Minkkinen

lunes, 25 de septiembre de 2017

La verdadera razón del divorcio Jolie-Pitt



Mucho se ha escrito sobre el divorcio-separación-crisis entre Brad Pitt y Angelina Jolie. Especialmente se ha atribuido a la coincidencia del actor con Marion Cotillard en la película Aliados y uno de esos romances entre el elenco.

Foto: https://es.pinterest.com/explore/marion-cotillard/
Ciertamente, la razón es la película Aliados, pero no ningún romance entre el y la protagonista. ¡¡Qué va!! Jolie y Pitt ya están vacunados contra eso. El drama es el siguiente.

Foto: FilmAffinity

Lugar: cocina familiar de los Jolie-Pitt. Los niños duermen. Brad Pitt aparece en casa, ligeramente gangoso. Ha estado tomando unas cervezas con George Clooney y Barack Obama

Brad Pitt: Hola, cariño, no te esperaba encontrarte a estas horas despierta. ¿Están bien los niños? 

Angelina Jolie: Sí, claro. ¿Has estado con tus amigotes?

B. P: Bueno, ya sabes, Barack quería tomar unas birras. Le queda poco de trabajo y está un poco nostálgico. Cosas de hombres. Ya sabes. Que si no pudo parar el calentamiento global y todo eso. Y tú, ¿qué haces así vestida?

Foto: http://www.montevideo.com.uy/contenido/Madalina-Ghenea-para-una-firma-de-lenceria-221724?plantilla=1391

A. J: Me apetecía ponerme cómoda. He estado viendo una película

(Pitt se acerca sensualmente pero tropieza con un mueble)

B.P: ¡¡Joder con la silla!! ¿Cual?

A. J: Aliados.

Tenso silencio.

B. P: No es cierto todo lo que dicen

A. J: ¿Y que es lo que de dicen? (Adopta una postura sensual)

B. P: Qué paso algo entre Marion y yo (traga saliva), bueno no es lo que dicen.

A. J: William Bradley Pitt llevo en este negocio mucho antes de que supieses distinguir un buzón del culo de una vaca. No me vengas con mentiras que no te crees ni tú. ¿Acaso yo no he hecho películas? (Se pone de pie y se acerca)

B. P: Bueno, cariño, ya sabes lo que pasa. Los rodajes son tan duros, lejos de casa. Te echaba de menos...

A. J: (Se aproxima totalmente y le agarra por sus testículos, empieza a retorcerlos) Me importa un comino lo que hagas o dejes de hacer. No es nada que yo no hubiese hecho antes o haré en el futuro.

B. P: Para, para, me haces daño (se retuerce de dolor)

A. J: Cómo si te follas  a todo el set, pero lo que no puedo tolerar es que hagas una película tan mala, con tan poca química y te la tires. No permitiré que una película de mierda me ponga como cornuda. ¿Pero que es eso? ¿Vas a seguir así, buscando las peores películas para que todo Jolibú se ría de mi? Si me pones los cuernos, que sea por una película que nos haga más millonarios o que entre en la historia del cine. Me voy, a ver que haces.

(Angelina Jolie se marcha de la cocina, Pitt, en el suelo, saca su móvil y hace una llamada)

B. P: ¿George? Necesito un nespresso. Tenemos que hablar con Steven para hacer otra de esas de Ocean, que van tan bien. Sí, sí, tú serás el activo...

lunes, 18 de septiembre de 2017

El mal rollo de Catalonia



Photo by Benjamin Voros on Unsplash


Cada vez llego con más miedo a las páginas de Nacional. Todo esto que pasa en Cataluña me inquieta. Como dirían los modernos, me da mal rollo. De todas las historias, la de España es la más triste porque acaba mal, escribió Jaime Gil de Biedma, si la memoria no me falla.
La posibilidad o no de realizar un referéndum es lo de lo menos.
Es cierto que existe un margen legal para celebrar una consulta en Cataluña, pero no una consulta de autodeterminación. Esta no figura entre los derechos constitucionales e introducirla implica una reforma fuerte de la Constitución española, esa que obliga a aprobación por mayoría cualificada en las Cámaras: disolución del Parlamento, elecciones generales y nueva votación en las Cámaras con mayoría cualificada y referéndum. Pero como parte del Estado (es decir, la organización política de la Nación) cualquier autonomía puede plantear ante el gobierno central la reforma constitucional, es decir, la inclusión del derecho de autodeterminación.
En este caso, la consulta popular sería previa. Una pregunta del tipo: "¿Considera que la Generalidad de Cataluña debería iniciar el proceso de reforma constitucional para la inclusión del derecho de autodeterminación?" sería perfectamente legal.
Vale, perfecto, Fernandín, ya has resuelto la consulta, pensarán algunos. Pero  no, nada se ha solucionado. ¿Por qué? La respuesta es sencilla. La autodeterminación de un territorio, más allá de los restos del pasado colonial señalados por la ONU, no existe. La autodeterminación afecta a la soberanía y este es un derecho personal, individual, ciudadano. La soberanía es del pueblo español. No de las ciudades, concejos, autonomías, territorios... Y es lógico porque el Estado no deja de ser una organización al servicio de los ciudadanos. Entender el Estado como un fin en sí corresponde más bien a regímenes totalitarios.
Dicho esto, se hace el referéndum comentado, se aprueba y, al final, ¿donde se limita la autodeterminación? ¿Pueden autodeterminarse los cuatro provincias catalana y no una de ellas respecto a las otras tres? ¿Y si Chinchilla se quiere autodeterminar, si sus respetables ciudadanos y ciudadanas quieren su independencia, convertirse en una Ciudad Estado? ¿A qué personas dejamos autodeterminarse y cuales no?

Los derechos personales son de las personas, traspasarlos hacia los Estados, por mucho que les guste a los estatistas, tan sólo genera problemas y conflictos. Incluso aunque no exista el Estado.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Suena el despertador

Photo by Jiyeon Park on Unsplash

Suena el despertador. No es una novedad. De hecho, no logro recordar mi primer despertador. No olvido la mano firme y cariñosa de mi madre sobre el pie, batiéndolo a izquierda y derecha, para anunciarme que era mi momento de despertar; la voz de mi padre para que me levantase, un casio que me duró toda la carrera y que escondía detrás de los libros una vez que comprobé que podía apagarlo con la mano y seguir planchando las orejas.
Pero hoy es una sonido diferente. Es el sonido del inicio de un nuevo ciclo. A partir de hoy volverá a sonar todos los días. Marcará el margen de tiempo para despertar, desayunar y entrar en el cuarto de Costillina para despertarla. Empezamos el curso, sigue nuestra vida. Suena el despertador y comienza la cuenta atrás para un montón de proyectos, para marchitar ilusiones, para seguir soñando y leyendo. Suena el despertador, pero estoy equivocado.

Es el sonido de la vida.

sábado, 2 de septiembre de 2017

Dunkerke




Christopher Nolan es uno de esos directores que levantan pasiones. Pocos pueden hacerlo. La platea se divide entre los nolistas y nolofóbos. Más aún desde Dunkerque. Yo estoy entre los primeros.
¿Por qué? Por su capacidad de llevar al límite las capacidades expresivas, forzar la narrativa.
En Dunkerque logra una película intimista a base de planos generales. Ha contado el dolor íntimo de la guerra, la cobardía, el heroísmo, el sufrimiento con grandes pinceladas. Es lo que me impresiona de la película.

jueves, 31 de agosto de 2017

Un cura al desnudo


Conozco a José Juan Herniz desde hace años. Lo más hermoso de esta entrevista es como se desnuda, como se muestra a sí mismo. Habla de la Fe, de la Iglesia, de su vivencia de Cristo.
Es un diálogo hermoso porque demuestra la vivencia interna de un sacerdote, ayuda a comprender su día a día, acercarse a su espiritualidad.
Sin más, aquí les dejo. Juzguen si mis palabras son acertadas o me dejé llevar por la amistad.




miércoles, 30 de agosto de 2017

De la crisis de Europa




Reconozco que es un defecto mío apartarme de los grandes éxitos del momento. Me producen desconfianza. Siempre sucede y con La gran belleza no podía ser de otro menos. Espera que pasen un par de años. Así lo he hecho. Cuatro, en este caso. Y, desde luego, entiendo el aplauso a la película de Sorrentino. Más allá de los homenajes a Fellini, me quedo con su retrato del vacío de Occidente, de la decadencia de un mundo sin destino. Es una película de la soledad actual, donde se retrata la vieja y hedonista Europa a la busca de sentido. Implacable y, al tiempo, buscando respuestas en el interior de cada persona.
Memorable, inolvidable. No sólo terminas con la sensación de haber asistido a una obra maestra, también sabiendo que volverás a verla.

domingo, 27 de agosto de 2017

I'm your father




David Prowse es uno de los actores que ha marcado a toda una generación, la mía, y que ha creado uno de los iconos de la cultura popular del último cuarto del siglo XX. No en vano, su creación de Darth Vader en Star Wars es un referente que supera los límites del cine y la revelación de su paternidad a Luke Skywalker es uno de los momentos de la cultura occidental que se repetirán durante años.
Sin embargo, su rostro no es el que se esconde tras la máscara en el momento cumbre de El retorno del Jedi, cuando antes de morir se ve la retiran. ¿Cual fue el motivo de la decisión de George Lucas? ¿Quién es David Prowse? Son algunos de las preguntas que Marcos Cabotá responde en el documental I’m your father, película que cuenta con parte de su financiación gracias a Verkami.

La película permite acercarse a todo el mundo que rodea Star Wars, desde sus elementos cinematográficos a la compleja estructura metacinematográfica (convenciones y todo eso). Es un emotivo y sincero homenaje al actor que logró que a millones de niños no les importarse ser el malo de la película, rodado con la suficiente sinceridad para hacer ver el complejo mundo de relaciones y pasiones que existe bajo la alfombra roja de los estrenos.

sábado, 26 de agosto de 2017

Gran hermano en Gijón




Reciclo basura desde que, siendo un adolescente, empezó el reciclaje en Avilés. 
Más tarde, en mi piso de estudiante, depositaba los plásticos en una bolsa propia, al igual que el vidrio y el papel. En esos años, en el casco viejo de Pamplona aún no había recogida diferenciada y un amigo me preguntó por qué lo hacía si al final iría en el mismo camión que los demás residuos: "Para demostrar que se puede hacer. Y para no poder las buenas costumbres".
Este prólogo sirve para explicar mi sensación de estupor cuando leo que el Ayuntamiento de Gijón estudia implantar un gran hermano de la basura: a tirar con la tarjeta ciudadana para que cada pague según contamine, asegura un concejal
No es la primera vez que leo tal intento. Hace años, ayuntamientos controlados por Bildu y EH intentaron hacer algo parecido y recuerdos las críticas de diarios como La Razón hablando de estado policial y control social. 
Por lo visto, esa voluntad de dominio no conoce fronteras ideológicas. 
Más allá de cuestiones legales, lo que me parece mal es ese intento del Estado de dictar lo que es políticamente correcto o no. El Estado está a mi servicio, es una organización de los ciudadanos. Si queremos reciclar o no es una cuestión nuestra. Ya se pagan los impuestos, la tasa de basura. 
Van a comprobar la basura que yo tiro. Y lo siguiente, ¿qué será? ¿Medir el papel higiénico por si consumo en exceso y daño al saneamiento? ¿Autorización de las micciones para no sobrecargar el exceso de la red de tuberías? 
Un poco de libertad, por favor.

viernes, 25 de agosto de 2017

Cuando las buenas ideas se pierden


Colonia 5 es una de esas películas de serie b centradas en futuro apocalíptico donde el desarrollo científico ha estado cerca de terminar con la vida en la tierra.

El planteamiento del filme es interesante y promete aunque, llegado el momento crucial, la narración gira hacia lugares comunes y termina en una película de acción, con secuencias previsibles y donde desaparece todo resquicio de lo que podría haber sido una película de culto.
Tener en el reparto a actores como Laurence Fishburne o Bill Paxton puede ser un buen indicio, pero no lo suficente. La verdad es que a mi me da un poco de pena ver como se pierden buenas ideas, como se malgasta el dinero en proyectos de este tipo que, básicamente, sirven para hacer algo de ruido en casa mientras plancho. Al menos algo es algo.

lunes, 14 de agosto de 2017

En la recta final



Me da vergüenza presentarme como escritor, pero una vez pasado ese mal trago no me cuesta presentarme como un escritor lento, sobre todo por mi costumbre de pulir y corregir los textos. Como no hay regla sin excepción, disfruto de este Archipiélago como una libreta para apuntar, para dar rienda suelta a la ilusión de ser leído. Los tráficos de la web son una buena corrección de humildad.
De esa manera se explica que desde que inicié mi dietario allá por 2005 aún no haya dado por cerrado ningún texto. Y, les juro, que escribo a diario.
Dicho esto comprenderán mi sorpresa cuando esta mañana descubrí que he corregido unas doscientas páginas de las doscientas ochenta y cinco del primer volumen (título provisional: Todo incluido).
Desde luego que aún queda mucho. Terminar esa primera lectura (posiblemente en septiembre), imprimirlo para una segunda corrección y afrontar el texto con la distancia suficiente para saber si puedo torturar a alguna persona  reclamando consejo. Con suerte, en un par de años tendré material para editar un nuevo libro.
O sea, que el mundo no tema. Es sólo una advertencia para los conocidos.

lunes, 24 de julio de 2017

Crítica y descrédito


Todos asumimos que la crítica es una parte fundamental de la razón política. Se critica la actuación porque daña intereses legítimos, se censura con la razón y se cuestiona al rival con el natural interés de ocupar su espacio, aunque eso suponga recibir futuras críticas.
Es parte del juego de la política. Todos lo asumimos, todos lo asumen y pagan su precio.
Aunque en ocasiones el peaje es excesivo. Es cuando la crítica conduce al descrédito del que la enuncia. En muchas veces es un caso de lo que podríamos definir como justicia poética. Sólo se recibe el descrédito cuando las tonterías que pronuncia lo convierten en merecedor de él. Como dirían los clásicos, en boca cerrada no entran moscas. 
Sin embargo, uno de los misterios de la civilización moderna es porque existen políticos interesados en cimentar su descrédito día tras día.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails